Como pasamos al audio!

El término audio es con mucha frecuencia un elemento de un término compuesto. En este sentido, vale la pena hacer un breve recorrido por diversos conceptos. Existen los audiolibros, es decir, libros destinados a ser escuchados y no leídos (algo muy útil para las personas ciegas). El podcasting ya mencionado es también conocido como audioblog, pues permite combinar el texto con información audible. En relación con la información y la comunicación, es muy frecuente el uso del término audiovisual. En este sentido, en el ámbito académico del presente se realizan estudios en técnicas audiovisuales; que incluyen disciplinas diversas (cine, radio, televisión, sonido en directo, montaje de espectáculos, etc).

En el medio televisivo es de gran importancia la medición de la audiencia (el número de espectadores que siguen un programa en un momento determinado), para lo cual existe un audímetro, es decir, un aparato que se incorpora a la televisión para conocer la estadística de las preferencias de los espectadores.

Con los ejemplos más arriba indicados se pone de relieve que el concepto audio es clave para entender la complejidad de los medios de comunicación. Y es totalmente lógico que así sea, pues nuestra información tiene dos cauces o fuentes: lo que se ve y lo que se oye. Si nuestros oídos no captaran las ondas sonoras por algún motivo, estaríamos ante un mundo inaudible y, en consecuencia, la comunicación humana estaría envuelta en el silencio.